14.12.06

Sección: Cartas Extraviadas

Carta de Invazor destinada al entrenador del Liverpool

Estimado Rafa Benítez,

soy yo, otra vez. Quiero aprovechar esta misiva para felicitarte por navidad y de paso, pedirte que revises tu dirección de correo porque desde hace varios días intento mandarte un email y me sale un mensaje extraño, algo así como REFUSED, como si tú o alguien del Liverpool pudieran a mí rechazarme algo. Qué extraño, yo que tú llamo al técnico y que te instale un servidor más confiable, y que corra en Linux. En fin, lo bueno es que conseguí la dirección de tu domicilio y puedo enviarte esta carta con mis sugerencias para el equipo, que seguro serán de tu interés. Bueno, ya creo que es un hecho que nuestro presi David debe estar golpeándose con un garrote cada vez que Sinamá Pongolle, más conocido como El Diablito de Huelva, mete un gol en esos estadios andaluces levantados donde antes crecía el limonero. Yo no sé lo que le pasa a David. Digo, ¿por qué lo vendió? Se lo diría en su misma cara, no creas que me gusta hablar a sus espaldas, si no fuera porque ese juez ridículo y exagerado ha exigido que me mantenga a 200 kilómetros de distancia de él durante los próximos 25 años. Como sea, Rafa, la verdad es que te quiero decir un nombre, un solo nombre, para que se te quede bien grabado: el futuro es Paul Andersson. Ya qué importa Sinamá si tenemos a Paul. El muchacho tiene pegada. Yo creo que deberías ponerlo de 9 y retrasar a Kuyt que, aquí entre nos, no nos ha servido de mucho esta temporada. Yo creo que sus antepasados, al aceptar que su apodo se convierta en apellido, fregaron la carrera de este muchacho, que para asustándose de todo y dormitando en el grass al lado del punto de penal, comiéndose el pasto artificial como si fuera alfalfa hidropónica. Así nunca meterá un gol ni de rebote-al-culo. Ahora, el tema preocupante con estas movidas es qué hacemos con el chato Bellamy. No sé, yo te propongo que lo hagas jugar de back central (ya que, al parecer, no han aceptado mi sugerencia de comprar a Adriano al Inter para que ocupe ese puesto) o en todo caso, que lo mandes a que haga de gangster de buen corazón en The Sopranos (y espero que esta alusión no te ponga susceptible y pienses que otra vez te quiero llamar mafioso, mermelero, camisa negra corbata blanca, etc, por vender por lo bajo a la única ilusión que tenía el equipo, el moro Morientes... ya te pedí disculpas por eso y hasta te felicité que justo, de casualidad, te hayas comprado un Saab del año luego de la puta transacción). Ya puestos a ello, debemos empezar a pensar en serio también en Gerrard. Yo me pregunto ¿te cae bien Gerrard? Yo no quiero decir que no ni que sí, porque no me gusta hablar de la vida privada de nadie, y menos de los que usan en vez de suspensor un calzoncito de lycra #34544C del catálogo de Autum Pink de Victoria´s Secret, pero la verdad es que Gerrard es, cómo decirlo, el agujero del equipo, sin ofender. Por ahí entra todo. El tipo no da un buen pase desde que ingresó la última tortuga al arca de Noé (es un chiste privado, no preguntes más por favor). No es que yo quiera que saques del equipo a Gerrard, Rafa, jamás puedes pensar que yo quisiera eso, pero quizá podría colocarlo en algún lado no tan necesario, digamos, al lado de un banderín o cuidando que nadie se robe el círculo del mediocampo, cosas así. Finalmente y para terminar, porque no quiero abrumarte (tú sabes bien que odio abrumar a los demás hablando siempre de lo mismo), el tema Crouch. Ya sé que siempre te hablo de él, pero es que hasta ahora no me haces caso, Rafa. Mira, para serte sincero, yo creo que deberíamos cambiar de estrategia y no buscarle más novias en las fiestas que organiza nuestro viejo bachiche Michelcito Owen, en su mansión a dos cuadras de Anfield, desde que está con la pata rota. Si el sujeto tuviera posibilidad de conseguir por ese medio una novia estaríamos peleando la punta con el Manchester, te lo digo así. ¿Para qué vamos a fingir más? El problema, además de su halitosis, que nadie alcanza a olfatear salvo las palomas, es su cara. Te lo pongo así: Crouch con patillas sería un retrato hablado de Jack, el Destripador. No debes sorprenderte de que las casquivanas que le contratas no quieren acercarse a él ni por todas las libras del mundo. Tenemos que ser creativos, Rafa, pensemos, hasta Frankestein tuvo una novia (¿no has visto la película acaso?), tenemos que poder conseguirle algo a Crouch antes de que su nuevo hobby de enterrar polonio en nuestra glorioso estadio termine por matarnos a todos...

Te mando un abrazo, Rafa, y te escribo mañana, si no se me ocurre nada esta tarde...

INVAZOR

5 comentarios:

C dijo...

JAJAJAJAJAJA
JAJAJAJAJAJAJ
AJAJAJAJa

vas a ver q los Arabes que terminen por comprar el Liverpool nos devolveran al negrito pongolle!!!

por cierto, solo esta a prestamo

Quark dijo...

Jaja. Qué buena.

Quark dijo...

Creo que la mejor parte es esta:

"Se lo diría en su misma cara, no creas que me gusta hablar a sus espaldas, si no fuera porque ese juez ridículo y exagerado ha exigido que me mantenga a 200 kilómetros de distancia de él durante los próximos 25 años"

Jajajaja

Quark dijo...

Ya se llevó a cabo el sorteo para los octavos de Champions!

Soy un adivino!!!!

Le aposté a Invazor que el Barcelona se enfrentaba al Liverpool, y así fue.

Caray, cada vez me sorprendo más. Hablen, alguien quiere saber su futuro? cómo le irá en el amor? en el dinero? en el trabajo? quieres conocer al amor de tu vida?

Anónimo dijo...

Jajaja muy buena la carta.....estoy esperando el post con los pedidos de la gente de neverland para Papa Noel